La doctora María Elena Morales, del HUM, revela lo que debes saber sobre la sexualidad infantil

La doctora María Elena Morales, del HUM, revela lo que debes saber sobre la sexualidad infantil

La Dra. María Elena Morales del HUM revela la autoestimulación en los niños "es normal". Foto: Rafael Bastidas

La Dra. María Elena Morales del HUM revela la autoestimulación en los niños «es normal». Foto: Rafael Bastidas

La sexualidad en los niños es un tema que llama mucho la atención de los padres, sobre todo de aquellos que desconocen que tan normal es esta situación o cómo deben manejarla.

Según la jefa del Servicio de Salud Mental del Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), Dra. María Elena Morales, la curiosidad sexual, el estímulo sexual entre niños y la autoestimulación, autogratificación o masturbación, es totalmente normal.

“Los padres son los primeros que sienten la necesidad de saber si lo que hacen los hijos es normal (…) El despertar sexual en los niños, porque así debe llamarse, es cuando empiezan a autoexplorarse en una forma progresiva, de acuerdo a su edad, por ellos es común que los niños se besen en a boca, se vean las partes íntimas, entre otras cosas, dijo.

De la misma manera, señaló que a partir de los dos años inicia esta curiosidad en los pequeños y los padres ven con asombro esta etapa. “Lo ven pecaminoso, pero es normal la autoexploración, la estimulación sexual, es normal que los niños se miren pues son órganos sexuales diferentes”.

A esto reincidió, “es normal que los niños se autoestimulen, el instinto sexual es normal, es algo que nace en todo ser humano (…) Es normal que los niños se masturben, no hay edad específica para esos actos (…) La autoestimulación sexual es importante”.

Morales pidió a los padres ser inteligentes al ver estas actitudes. “Deben hablar con ellos, distraerlos con otras actividades y hacerlos que desistan de lo que en ese momento están haciendo”.

Asimismo, les recomendó mantenerse atentos con sus hijos, saber administrarles la tecnología, “hoy día los niños manejan celulares, tablas, programas en la computadora en las que se cuelan muchas informaciones”.

También los exhortó a dedicarles calidad de tiempo, observarlos, no alarmarse, ni pegarles porque los vean autoestimulándose, o teniendo curiosidad sexual con otros niños, sino que observen cómo es la conducta. “Si ven que eso se repite y se vuelve exagerado, ya hay que hablar con los niños y explicarles las cosas, y de no sentirse capacitados recurrir a un psicólogo o psiquiatra pues los primeros 6 años en la vida de un niño son significativos y nunca se olvidan, por lo que regañarlos no tiene sentido (…) En los padres está orientarlos y sino pidan ayuda”.

La Jefa del Servicio de Salud Mental del HUM acotó que el amor de una hija es su padre, lo que equivale al Síndrome de Electra, mientras que los niños aman a sus madres, y eso es el Síndrome de Edipo. “Es un amor ideal, es lo que sienten los hijos hacia sus padres, pues ellos saben abrazar y besar de una manera en la que transmiten amor paternal, sin morbosidad”.

Noticia al Día