Así se preparan carniceros y charcuteros para resguardar sus productos durante el racionamiento

Así se preparan carniceros y charcuteros para resguardar sus productos durante el racionamiento

Propietarios de carnicerías, charcuterías y heladerías de Maracaibo rechazan la nueva medida de racionamiento eléctrico por cuatro horas continuas que se implementará en el país a partir del próximo lunes. Certifican que algunos productos pueden resistir hasta 12 horas en cavas bien refrigeradas; sin embargo, será la facturación y el pago con tarjetas electrónicas la que afecte la venta de sus negocios e incluso dañe refrigeradores.

Carlos Fuentes, comerciante de embutidos en el populoso mercado de Las Pulgas, comentó que la suspensión del servicio de energía eléctrica perjudicará las ofertas en su local. “El jamón, queso y salchichas son alimentos que duran hasta 12 horas en una nevera en la que no se abran las puertas para almacenar el frío. Con las cuatro horas de racionamiento puede que la mercancía no se dañe, pero ¿cómo pesamos un kilo de queso?, ¿Cómo rebanamos el jamón?, ¿Cómo facturamos y pasamos punto?, todo eso funciona con luz”, expresó.

Agregó que en el pasado los esquemas de restricción no han afectado la zona de ‘Las Pulgas’ por su cercanía al Hospital Chiquinquirá, por lo que esperan que en esta oportunidad continúe así: “Esta situación está pegando duro”.

Asimismo, Ligia Urdaneta, dueña de una carnicería del mercado Santa Rosalía, manifestó que están a la espera de la próxima semana para saber cómo serán sus jornadas laborales. “Esto es preocupante, sientes estrés e impotencia, aquí trabajamos de 7:00 am a 3:00 pm, no tenemos planta, los días que quiten la luz en la mañana será no abrir para que la carne se mantenga bien refrigerada”.

Carniceros sostienen que otra opción sería coordinar con los mataderos para que no despachen mercancía en determinados días. “La carne es más propensa a que se dañe con los cortes eléctricos, por la sangre y sus características debe permanecer en temperaturas muy bajas. Cuando se vaya la luz será no vender para no tener que abrir las cavas. Ojalá tomarán en cuenta las zonas comerciales para que en esas zonas hagan el racionamiento en horas de la madrugada, así los productos se mantienen y no perjudican nuestro trabajo”, señaló Julián Álvarez.

De igual forma las heladerías preparan su plan de contingencia. Karina Solano, gerente de un establecimiento de helados, relató que el local cerrará durante las cuatro horas de restricción eléctrica. “La cremosidad de los helados la mantiene el frío, si un producto se descongela y se vuelve a congelar se volvería hielo cristalino y perdemos esa mercancía. Lo mejor es no atender para mantener el frío en las cavas y resguardar nuestra inversión. Las ventas caerán drásticamente, cerraremos durante ese intervalo porque no tendríamos cómo facturar ni cómo pasar punto de venta”, aseveró.

DSC02580

Fotos: Rafael Bastidas
Noticia al Día