Una bala perdida mató a joven especial cuando dormía plácidamente en su casa al oeste de Maracaibo

Una bala perdida mató a joven especial cuando dormía plácidamente en su casa al oeste de Maracaibo

Imagen referencial

Imagen referencial

Un joven especial murió al ser alcanzado por una bala cuando dormía plácidamente en su casa ubicada en el lejano oeste de Maracaibo.

Mauricio Fernández, de 25 años, sufrió una especie de meningitis desde niño y ello le impidió su desarrollo físico normal, comentó uno de sus parientes.

Vivía con su madre Glennis González y su padre Atilio Fernández, en una pequeña granja de animales vacunos y caprinos en el sector conocido como Los Tres Locos de la parroquia Venancio Pulgar.

Allí a las nueve de la noche de ayer la muerte sorprendió a Mauricio cuando dormía en un chinchorro.
Desde un auto en marcha, cuyas características ningún vecino alcanzó a ver por la oscuridad, un desalmado sujeto disparó.

Una de las balas impactó en la reja de la protección de la puerta principal, luego se desvío, atravesó la puerta de madera del cuarto donde dormía el joven y el proyectil se le alojó en la región intercostal derecha.

Los padres de Mauricio escucharon un grito y al llegar a la habitación lo encontraron mal herido.

Con la ayuda de un vecino lo llevaron al ambulatorio La Plateja del Marite, pero llegó sin vida.

Noticia al Día