Rubio se aferra a Florida para seguir en la carrera republicana

Rubio se aferra a Florida para seguir en la carrera republicana

Marco Rubio. Foto: EFE

Marco Rubio. Foto: EFE

El senador por Florida Marco Rubio se aferró hoy a la posibilidad de una victoria en las decisivas primarias de Florida para continuar en la carrera por la candidatura republicana, en medio de llamamientos para que renuncie antes.

Después del revés en las primarias de este martes en Idaho, Michigan, Hawai y Misisipi, en las que no obtuvo un solo delegado, Rubio se mostró hoy firme en mantenerse en la contienda.

“Yo quiero ser el presidente de Estados Unidos”, aseguró hoy Rubio en un mitin en Miami, su ciudad natal, donde mañana se celebrará un debate de los aspirantes republicanos y el 15 de marzo primarias, en este caso también en el bando de los demócratas.

Además, descartó la posibilidad de ser vicepresidente de otro de los aspirantes, ni del favorito Donald Trump “ni de nadie”.

Sin embargo, la campaña de Rubio se levantó hoy con titulares como el de un editorial del diario The Washington Post que dice: “Lo siento Rubio, es tiempo de cerrar”.

Hasta ahora, el senador de 44 años y origen cubano solo ha ganado en dos estados en los que se han celebrado primarias o caucus (asambleas populares) para definir quién representará al Partido Republicano en las elecciones presidenciales de noviembre.

En un mitin este martes en Sarasota, en la costa oeste de Florida, el senador dijo que el punto de inflexión en estas primarias “tiene que ser aquí, y ahora”.

Pero numerosos comentaristas políticos y sus principales rivales, el empresario Donald Trump y el senador por Texas Ted Cruz, le han pedido que diga adiós a su sueño presidencial.

Trump ganó el martes en Hawai, Michigan y Misisipi y Cruz sumó un triunfo en Idaho y tres segundos puestos, mientras que Rubio fue tercero en Hawai y Idaho y último en Michigan y Misisipi, donde apenas logró el 5,1 % de los votos.

De esta forma no sumó ningún delegado y permanece en 151, casi tres veces menos que los 446 que ya ha conseguido Trump.

Para revertir esta situación, Rubio confía en ganar los 99 delegados que su estado natal da al ganador de las primarias del día 15 y a partir de ahí iniciar una remontada.

EFE