¿Podemos aplaudir los himnos? (German Hernandez & Enio Trujillo)

¿Podemos aplaudir los himnos? (German Hernandez & Enio Trujillo)

Germán Hernández & Enio Trujillo

Germán Hernández & Enio Trujillo

La historia nos vuelve a unir, ya que si no conocemos de dónde venimos jamás encontraremos asidero en el futuro. Lo que hace grande e inmenso a un país es su espíritu histórico y de pertenencia, ya que la grandeza de un país va mucho más allá de su extensión geográfica o riquezas minerales, lo que hace rico a un país es su gente su cultura y su arraigo a su pertenencia existencial.
La cultura china es extensa al igual que la árabe, la norteamericana, la mexicana, la propia colombiana, la argentina, dominicana, peruana solo por nombrar algunos de nuestros coterráneos del planeta. Nosotros como venezolanos no nos quedamos atrás nuestra riqueza es inescrutable tenemos el mejor cacao del mundo, el petróleo, el macizo guayanés, ríos , cuencas, playas, lagos, fauna, flora, científicos de la talla de Humberto Fernández Moran, Jacinto Convit, Manuel Dagnino entre otros….Además somos los inventores de la arepa, la malta , el pan de jamón, el diablito y las mandocas.
Desde niños fuimos creciendo con la idea extraña de que aplaudir el himno nacional gloria al bravo pueblo o el himno del Zulia era considerada una falta de respeto aplaudirlos y así fuimos enseñados y educados por muchos años, crecimos con esa distorsión en las escuelas, actos culturales, juegos de pelota, futbol, baloncesto y actos de graduación entre muchos eventos, hasta que aprendiendo día a día la grandeza de nuestro país, de nuestros héroes militares, científicos, cantantes, declamadores, médicos, ingenieros , abogados, poetas,…….llega uno a la conclusión de cómo poder contener esa fuerza interna que te empuja desde lo más profundo del corazón a aplaudirlo con las fuerzas de nuestras palmas y a toda voz agradeciendo a Dios el honor de nacer en esta tierra llena de gracia y grandeza. Como no aplaudirlo si nuestro Vicente Salías al momento de ser fusilado por los españoles exclamo a viva voz:”O Dios omnipotente si en el cielo admiten a los españoles, yo entonces renuncio al cielo” y con la canción gloria al bravo pueblo en su pecho le arrebataron la vida. Y pasados más de 70 años Guzmán Blanco lo declara himno nacional lo que originalmente era una canción de cuna fue elevada a la más alta exaltación de grandeza de una nación floreciente. El himno nacional es, en la mayoría de los casos, una composición musical patriótica aceptada por el gobierno de un país como la música oficial del Estado. En general, los himnos nacionales tratan de reflejar la unión, el sentimiento de solidaridad y la glorificación de la historia y las tradiciones de un país.
Como no aplaudir nuestros himnos regionales locales si reflejan el ímpetu de sus autores y protagonistas del mayor legado por el amor a un pedazo de tierra. Como no aplaudir nuestro sobre palmas o himno del Zulia si sus autores fueron tan amados y ellos amaron insaciablemente a nuestro estado pujante y un Udon Pérez en su afán de mostrar para la posteridad nuestra identidad y acervo inspirado en las epopeyas venezolanas y la literatura griega se adelanto en el tiempo, y el Dr. José Antonio Chaves llamado el Castelar zuliano por su dominio de las artes, el derecho y la caballerosidad siendo un brillante orador y magnánimo ser humano.
Dentro de las curiosidades de algunos himnos tenemos por ejemplo que el himno más largo es el de Grecia con 150 estrofas, el más corto es el de Japón, con solo 4 líneas. El único himno sin letra es el de España, oficialmente llamado Marcha Real, con música de autor desconocido.
Los himnos deben ser aplaudidos, ovacionados, con nuestro corazón y nuestra voz altiva cual fulgurante águila. En otras épocas a los héroes militares si les era prohibido su aplauso ya que eran marchas para la guerra, pero a nosotros los civiles no. Eso depende de la ocasión y momento, si es en plena celebración y fiesta, claro todos «aplaudiendo», pero si es algo solemne o conmemorativo, después de cantarlo se mantiene silencio.
Marchemos con nuestros himnos contra el atraso, el egoísmo, la ignorancia y la flojera. Levantemos nuestras almas y dejemos un mundo mejor para nuestros hijos. Somos el único país del mundo que arrulla a sus hijos con el himno nacional.
Difundamos el himno del Zulia en todas las emisoras.
Y citando la frase del Dr. Marcial Hernández: “las insignias pueden marchitarse, las campanas enmudecer, extinguirse los fuegos del ara, pero ni aun el ímpetu de los huracanes puede apagar el simbólico faro del Catatumbo. El Zulia entre la noche relampaguea”.
No olviden que lo único que le hace falta a Venezuela son mejores venezolanos.
Nos despedimos hasta la próxima semana.
Enio Trujillo E. @eniotrujilloe 0414/6377462 [email protected]
German Hernandez @manchogh 0412/1292893 [email protected]