Oscar Valencia: “Alfredo Sadel tuvo dos hijos con una zuliana”

Oscar Valencia: “Alfredo Sadel tuvo dos hijos con una zuliana”

Oscar Valencia

Oscar Valencia

“El error obliga a rehacer el camino y eso enseña muchas cosas.
La duda, no. Entre el error y la duda, opto siempre por el primero…”
Juan Benet

Cuántos venezolanos saben que AFREDO SADEL recibió una ovación de 15 minutos ininterrumpidos en el TEATRO NACIONAL DE LA ÓPERA EN BELGRADO YUGOSLAVIA. Que su retrato está colocado en la GALERÍA DE LOS FAMOSOS DEL TEATRO KÍROV, en LENINGRADO RUSIA. Que cantó en 167 ciudades del mundo. Que su figura ha sido calificada como deslumbrante en el texto: “GRANDES CANTANTES DE NUESTRO TIEMPO” del escritor y compositor austriaco KURT PAHLEN. Que grabó más de 100 Lps.. Asimismo filmó 10 películas 6 mejicanas y 4 venezolanas. EL TENOR FAVORITO DE VENEZUELA MANUEL ALFREDO SÁNCHEZ LUNA, nació en Caracas, 22 de febrero de 1930 y murió el 28 de junio de 1989. Hoy constituiremos una plática con uno de sus más queridos alumnos, ahijado además de ALFREDO SADEL, HECTOR CABRERA Y MARIO SUAREZ. Ha recibido galardones a raudales. Es fundador y director de la revista Valores Musicales en el Zulia. Ha tenido participaciones con la Orquesta Típica del Estado Zulia, igualmente con la Banda de Conciertos Simón Bolívar, con la Banda de la Policía del estado Zulia y la Orquesta Sinfónica de Maracaibo entre otras. El inventario de sus orgullos alcanza 13 producciones discográficas con sabor a éxito, tuvo el privilegio de ser invitado a cantar con el MÚSICO FUNDAMENTAL DE VENEZUELA ALDEMARO ROMERO. Hablamos de OSCAR VALENCIA Maracaibo, 3 de mayo de 1965. Fundador y presidente de la Fundacion Escuela de Música Alfredo Sadel, en la que vertió su vocación de maestro para formar a destacadas figuras del talento nacional como el cuatrista Jorge Polanco. ¡Bienvenido maestro!

José Rafael Rivero: ¿Qué recuerda de su amistad con el tenor favorito de Venezuela Alfredo Sadel?

Oscar Valencia: Hay muchas cosas importantes que puedo decirte de Alfredo Sadel, fue el artista que tuvo el privilegio de grabar el primer disco prensado hecho en Venezuela. Eso ocurrió en abril de 1955. Empezando ese año grabó las matrices con un arreglista que se llamaba Terig Tucci, ya anciano en ese entonces, fue el que le grabó los arreglos a las películas de Carlos Gardel. Esa era la corriente importante que traía el maestro. Te digo que el maestro Alfredo Sadel adoraba el Zulia, y él decía que era porque el público lo quería mucho y apoyaba sus conciertos, y muchos años después de su muerte descubrimos por qué. Llegó el momento de decir algunas cosas que no se han dicho y que voy a publicar en un libro que estoy escribiendo que se va a llamar: “Mis anécdotas con los tres grandes de Venezuela”, a mi juicio son Alfredo Sadel, Héctor Cabrera y Mario Suárez. Sobre eso debo decirte que el maestro Sadel sembró sus raíces en el Zulia.

José Rafael Rivero: ¿A qué se refiere cuando dice que sembró sus raíces?

Oscar Valencia: Que tuvo dos hijos con una zuliana. En el año 1952 Sadel conoció una hermosa mujer zuliana, de la Pomona, rubia con unos ojos azules bellísimos. En esta oportunidad por proteger su ancianidad y la dignidad de su familia no voy a decir su nombre que sí va a aparecer en el libro. En el año 1952 nació un niño llamado Luis Alfonzo y en el año 1953 nació una niña llamada Luisa Amelia. Esos son los dos nombres de los dos primeros hijos de Alfredo Sadel. Hoy día no viven en Venezuela, uno vive en Panamá y el otro en Nueva York. Esta es una información que entregamos a los seguidores del maestro que después de tanto tiempo de su muerte son muchísimos, es increíble. Eso me ha motivado a dar estas informaciones y a apresurar la publicación del libro.

José Rafael Rivero: ¿En qué momento surge el encuentro con El Tenor Favorito de Venezuela?

Oscar Valencia: Aquí en Maracaibo en los años 70’ se hacían unas fastuosas veladas que se llamaban Serenatas a la Virgen, aquello era realmente un concierto. Una tarima inmensa en frente de la Basílica con 82 músicos dirigidos por Alberto Villasmil Romay, la Banda de Conciertos Simón Bolívar. ¿Quiénes eran los artistas que cantaban esa noche? Héctor Murga, Héctor Cabrera, Rosalinda García, Mario Suárez y Alfredo Sadel. ¿Te imaginas ese serenata a la virgen? Mi papá fue cantante en los años 50’ y sentía admiración por los artistas que te nombre y me dijo: “Oscar te voy a llevar a la serenata a la virgen para que disfrutemos de un verdadero concierto”, mi papá sembró en mí ese amor por la música nuestra y esos grandes artistas. Cuando termina ese concierto mi papá me toma de la mano y cuando venía bajando de la tarima el maestro Alfredo, mi papá lo aborda, lo felicita por el concierto y le dice: “Maestro yo soy su admirador, pero más admirador es mi hijo y le gusta cantar…”

José Rafael Rivero: Una responsabilidad grandísima ¿no?

Oscar Valencia: Él me sobó la cabeza y me dijo: ¿Qué te gusta cantar? Y yo le dije Granada, él llamó a algunos músicos y les dijo: “Vengan acá que a este muchachito le gusta cantar Granada…” yo canté, yo no había cambiado mi voz, tenía una voz blanca con apenas 10 años de edad pero logré dar los agudos que a él le gustaron y a los músicos y logré su admiración y desde ese entonces establecimos una relación. Él me sugirió esperar que mi voz cambiara y se comprometió a darme clases de canto. Eso sucedió muy rápido ya a los 12, 13 años yo estaba escuchando clases con el maestro Alfredo. Él me concedió una amistad a tal punto que mi papá y mi mamá me daban permiso para hospedarme en su casa ubicada en Colinas de Carrizal en Los Teques, estado Miranda.

José Rafael Rivero: Cuál es la aptitud que más destaca en la figura de Alfredo Sadel y que lo consagra como un gran artista

Oscar Valencia: El profesionalismo y respeto hacia el público. Si tenía un concierto el día viernes por ejemplo, él desde el miércoles se sometía a un reposo vocal, no hablaba con nadie, no aceptaba llamadas y por eso mucha gente lo adversaba, pesaban que era por malcriadez o por pedantería y él me decía: “La gente no entiende Oscar, la responsabilidad que uno tiene en el escenario. Si me pongo a hablar con todo el que me viene a buscar cuando llegue el viernes mi voz va a estar agotada, cansada y no le voy a dar a la gente lo que espera de mí…”Así pensaba el maestro.

José Rafael Rivero: ¿Cuántas producciones nos legó Alfredo?

Oscar Valencia: Fueron 105, 106 Lps. Más de 1000 canciones. Cuando él fallece el disco compacto aún no existía.

José Rafael Rivero: ¿Qué te dejó haber compartido con él?

Oscar Valencia: El profesionalismo, la vergüenza artística y la técnica para cantar. Él era un sabio de la música. Tuve el privilegio de recibir ese cúmulo de sapiencia y así mismo yo la transmití durante 20 años, en la Escuela de Música Alfredo Sadel. Te digo que yo no fui el creador de esa idea, de esa escuela. El creador de esa escuela fue él mismo. Él lo venía pensando como desde el año 1987, ¿por qué no lo hizo? Porque una penosa enfermedad lo afectó. A él le diagnosticaron el cáncer y sólo duro 6 meses. El diagnóstico ocurrió en diciembre de 1988 y en junio de 1989 murió.

José Rafael Rivero: ¿Qué le produjo esa enfermedad terrible?

Oscar Valencia: Era muy desordenado para comer, su cáncer fue en el colon. Una vez lo vi comerse una pizza con medio pollo y un litro de leche. A él le gustaba comer de noche y esa fue una de las causas. Te puedo decir que Alfredo era un hombre muy sano, nunca lo vi consumir drogas ni borracho. Era un profesional que amó la música, al Zulia y Venezuela.

José Rafael Rivero: ¿Cuál es el nombre de la señora que enamoró al maestro y qué edad tiene?

Oscar Valencia: El nombre lo voy a publicar en mi libro y ella debe tener como unos 84 años, pero conserva su belleza intacta. Es rubia con unos ojos azules bellísimos.

José Rafael Rivero: ¿Compartiste escenario con tu maestro?

Oscar Valencia: Muchas veces. En caracas, en VTV alguna vez. En funciones de zarzuelas me incluía. Cantamos en Falcón, en Táchira. Participé en la grabación del disco Sadel canta a Los Panchos, hice coros en esa producción que fue un suceso latinoamericano.

A 86 años de un nacimiento la vigencia de Alfredo Sadel es innegable. Su legado permanece incólume delante de las banalidades de la apresurada vida actual. Oscar Valencia es uno de sus alumnos más queridos y portavoz de tan inmenso tesoro venezolano, inestimable…

José Rafael Rivero
Twitter: @JRivero29
e-mail: [email protected]

No olvides compartir en >>