Lentejas con verduras ¡Pa′l almuerzo!

Lentejas con verduras ¡Pa′l almuerzo!

Lentejas con verduras

Lentejas con verduras

Los platos de lentejas y en general de legumbres son sencillos porque no tienen más complicación que encontrar unos buenos ingredientes. Después los arrojas todos a una olla y los cueces. De acuerdo, la cosa tiene un poco más de misterio, pero tampoco hay que ser ingeniero espacial.

Ingredientes
250 g de lentejas de buena calidad
1 cebolla mediana
3 dientes de ajo
½ calabacín
2 zanahorias
400 g de tomate triturado
1 cdta. de pimentón
Aceite de oliva
Agua la que pida
Preparación

Picamos la cebolla y la reservamos. Picamos muy menudamente el ajo y reservamos igualmente. Si usamos tomates enteros los trituramos bien y le quitamos la piel y pepitas.

Cortamos las zanahorias y el calabacín en daditos. Lavamos un poco las lentejas si las usamos de la que no necesitan remojo; si necesitasen remojo deberíamos ponerlas en agua fría el día anterior y dejarlas toda una noche.
Tiramos el agua de remojo y las ponemos en una cazuela con agua limpia. Agregamos el calabacín y la zanahoria, y llevamos a ebullición. Cuando hierva la cosa, asustamos las lentejas con algo de agua fría, por lo menos un par de veces.

lentejas-con-verduras-1
Mientras tanto, cubrimos de aceite de oliva el fondo de una sartén pequeña y sofreímos la cebolla picada hasta que esté transparente.
Cuando casi esté lista agregamos el ajo y seguimos sofriendo hasta que la cebolla esté perfectamente hecha.

lentejas-con-verduras-2
Solo entonces añadimos el pimentón y le damos unas vueltas muy brevemente, con cuidado de que no se queme porque amarga.
Vertemos la mezcla de la sartén en la cazuela de las lentejas, junto con el tomate triturado, y cocemos por lo menos 30 minutos o hasta que las lentejas estén tiernas. Esto varía bastante, depende de la clase y calidad de las lentejas, y de su edad.

lentejas-con-verduras-3
Vigilaremos la cocción porque las lentejas absorben mucha agua y seguro que tenemos que añadir en algún momento.
Veis que estas lentejas se pueden servir bastante sequitas, pero la caldosidad es cosa de cada cual. Que yo no soy vuestra madre.
Cuando las lentejas estén tiernas, salamos a nuestro gusto y ya está. A la mesa.

Agencias

No olvides compartir en >>