Las asesinas de "Chicago" celebran 90 años

Las asesinas de «Chicago» celebran 90 años

ChicagoFama e infamia, ese territorio cada vez más difuso fue premonitorio hace 90 años, cuando la periodista Maurine Dallas Watkins escribió la obra teatral Chicago, a partir de su experiencia como reportera judicial en esa peligrosa urbe durante la ley seca, mientras la ilegalidad del alcohol alimentaba las mafias y la violencia.

En nueve décadas el argumento satírico de corrupción tribunalicia y criminales vueltos estrellas por la prensa amarillista, evolucionó en tres películas –la última ganó 6 Oscars en 2003- y sobre todo en un musical que lleva la gloria de ser el título estadounidense que más tiempo ha estado en cartelera en los dos distritos teatrales más famosos del mundo: Broadway en Nueva York y West End en Londres.

Allí, donde muchos sucumben a la taquilla caprichosa y terminar una temporada ya se considera un éxito, Chicago se dispone a celebrar 20 años desde su último estreno neoyorquino, el 14 de noviembre de 1996. En Londres cerró tras dejar marca de 15 años (1997-2012).

Su propuesta actual en Broadway es sencilla y hasta limitada, ya que la orquesta, al ubicarse en pleno escenario, apenas deja espacio para los actores. Pero ello también es parte de la sátira de denunciar las cárceles y los tribunales como zonas de circo, donde lo que menos importa es la justicia y todo está sujeto a tarifas, popularidad y manipulación. La cuarta pared no existe y todas las escenas tienen tono literalmente de espectáculo, incluso la horca.

El negro es el único color, acentuando la imagen que el cine clásico ha dejado de los años 1920, cuando Chicago era una urbe llena de violencia y corrupción, como la Caracas actual.

Ya antes Broadway había visto esta producción, que se estrenó allí por primera vez en 1926 como pieza de teatro y como musical en 1975, con coreografía del famoso Bob Fosse, quien venía de ganar el Óscar al mejor director porCabaret.

En paralelo este musical ha tenido versiones en más de 473 ciudades en 34 países, incluyendo Venezuela en 2013. Así, se calcula que alrededor del mundo más de 30 millones de personas han disfrutado con la historia de las hermosas asesinas Roxie Hart y Velma Kelly, quienes retan el estereotipo de la mafia asociada a personajes masculinos. Ambas tratan de manipular al abogado Billy Flynn para evitar la pena de muerte, pero este zorro viejo parece siempre llevarles ventaja.

Curiosamente, Watkins moldeó sus personajes en dos asesinas de verdad que lograron burlar los tribunales. Años después Watkins se convirtió en una ferviente evangélica y cuestionó el tono «escandaloso» de su propia obra, por lo que se negó a ceder los derechos para convertirla en un músical. Ello sólo fue posible tras su muerte en 1969, cuando sus herederos accedieron a vender el argumento.

John Kander y Fred Ebb, compositores del musical Cabaret, firmaron la partitura. El libreto fue escrito por Ebb en colaboración con Fosse, quien además asumió la dirección y coreografía. Sin embargo, aquella vez no perduró tanto en la cartelera. Es la producción de 1996 la que ha establecido el récord de más de 8 mil presentaciones en tres salas de Nueva York. Desde 2003 se su sede es el Ambassador Theatre.

Quizás la llegada del «reality TV» con sus estrellas fugaces y la política contemporánea convertida en espectáculo hacen que el público de hoy se conecte más con el argumento de Chicago, que en los años setenta podía lucir exagerado.

Sólo el musical británico «El fantasma de la ópera» (1988) suma más presentaciones ininterrumpidas en Broadway. Pero en cuanto al origen local,Chicago queda como la producción de más larga data.

Agencias