La NFL se plantea tener su tarjeta roja y expulsión

La NFL se plantea tener su tarjeta roja y expulsión

El tema se discutirá en la reunión de propietarios de este fin de mes en Florida. Foto: Agencias

El tema se discutirá en la reunión de propietarios de este fin de mes en Florida. Foto: Agencias

En los últimos tiempos uno de los debates recurrentes en la NFL ha sido la posibilidad de expulsar de un partido a un jugador cuando tenga actitudes poco deportivas. De hecho, ya está previsto que los árbitros saquen del partido a un jugador en ese tipo de actuaciones. Pero en la cultura de la NFL no está interiorizado ese tipo de castigo como sí lo está en otros deportes, como el balompié, así que solo se utiliza en casos muy excepcionales. Cuando es absolutamente inevitable.

Sin embargo, en los últimos tiempos hemos vivido algunas actitudes poco deportivas, golpes que intencionadamente buscan lesionar, y reacciones violentas que han encendido las alarmas en los despachos de las oficinas centrales de la NFL en Nueva York.

Por eso, el comité de competición está estudiando la propuesta del comisionado Roger Goodell, en la cual se expulsaría a un jugador que cometa dos faltas personales en un mismo partido. Sin embargo, de inmediato se ha abierto la caja de Pandora y la NFL ha tenido que matizar la cuestión, que tiene difícil encaje.

En el fútbol europeo nadie ve extraño que un jugador reciba una tarjeta amarilla por una entrada violenta y más tarde sea expulsado por una acción similar. Sin embargo, en la NFL sería complicado de explicar que un jugador que cometa un facemask, y más tarde un golpe casco contra casco, quede fulminantemente fuera del partido. Fundamentalmente porque dentro de las faltas personales hay grados, y no es lo mismo un golpe con casco que a veces en inevitable, que uno intencionado. Ni agarrar el casco de un rival por inercia para soltarlo inmediatamente, que agarrar y no solo no soltar, sino tirar de él hasta hacer que la cabeza del agredido se gire. Y sin embargo, tampoco hay duda de que tanto unos casos como otros son penalizables.

Por eso, la NFL está intentando separar el grano de la paja en lo que se refiere a las faltas que pueden conllevar una expulsión. Los insultos, burlas, y agresiones en forma de patada o puñetazo podrían suponer la expulsión inmediata. En un segundo nivel estarían los golpes a un jugador indefenso, el uso del casco con intención de hacer daño, la violencia innecesaria contra el quarterback, golpes inesperados y tardíos, golpes a las rodillas,…

Después de estudiar el asunto tomando como ejemplo la temporada 2015, y según explica Mike Florio en PFT, el año pasado habrían sido expulsados al menos siete jugadores por cometer dos faltas personales en el mismo partido.

El tema se discutirá en la reunión de propietarios de este fin de mes en Florida.

Diario AS