Elevados costos de urnas hacen tambalear servicios funerarios

Elevados costos de urnas hacen tambalear servicios funerarios

Costear un servicio en una funeraria se ha vuelto un lujo debido a los altos precios de los féretros. Foto: Archivo

Costear un servicio en una funeraria se ha vuelto un lujo debido a los altos precios de los féretros. Foto: Archivo

La realidad económica del país tiene contra la pared a muchas empresas, y las que ofrecen servicios funerarios no escapan de ello.

En el sur de Anzoátegui, este negocio, desde el año pasado, ha tenido que sobrevivir a los embates de la inflación.

Así lo dejan ver quienes laboran en el ramo. Alegan que los costos de las urnas suben como la espuma.
Jaidi Mata, encargada de la previsión fúnebre en la funeraria La Fe, indicó que están trabajando con las urnas que tienen en depósito, pero ya les queda muy poco.

Aseveró que son escasos los fabricantes del ramo y los que les venden, en el caso de esa compañía que está afiliada a la Cámara Nacional de Empresas Funerarias y Afines (Canadefu), sólo les expenden entre cinco y seis ataúdes mensuales.

“Anteriormente pedíamos entre 50 y 60 urnas y nos las mandaban y podíamos guardar, pero ya no podemos hacer esa gracia. Primero por el dinero y la economía, ya los montos son cada vez más elevados”, dijo.

Mata explicó que un féretro sencillo metálico tiene un valor de 200 mil bolívares, mientras que los de madera están por el orden de los Bs 600 mil.

Indicó que por esa situación deben, por lo menos, tener un margen de ganancia mínimo en el servicio, que cubre además del ataúd, la cafetería y el traslado del cuerpo hasta la funeraria.

Por estas razones, la funeraria La Fe, que tiene tres sucursales entre El Tigre y Guanipa, trabaja principalmente con los clientes afiliados.

Reciben a personas con seguros por empresas, pero siempre y cuando la aseguradora se comprometa a pagar en menos de 15 días. “Muchas de estas empresas no están pagando y tenemos muchas deudas pendientes, porque sus montos cubren muy poco y los costos están elevados”.

Un servicio de capilla tiene un costo de Bs 400 mil, por lo que para una persona que no tenga ninguna afiliación o seguro, es un fuerte gasto.

Si solicita el servicio a domicilio, el precio oscila entre Bs 150 mil y 200 mil, dependiendo del modelo de la urna.
Servicios Funeraria La Fe antes tenía un paquete Catedral y Olimpo, pero ahora sólo tienen el Superior y el Básico, donde ofrecen cafetería sencilla y ya no hacen traslados a nivel nacional por la situación de los repuestos de los carros.

Tampoco cuentan con la fosa en el cementerio debido al precio que supera los Bs 80 mil.

En otras funerarias, como Memoriales Cristo de Jose, también están trabajando con lo que pueden.
Uno de los encargados señaló que hay escasez y que si les llegan dos o tres urnas al mes es mucho.

Alegó que cuando tienen algún servicio mandan a buscar la caja mortuoria en Puerto La Cruz, que es donde está la fábrica que les surte. Precisó que la más barata está en Bs 100 mil.

Recordó que anteriormente, cada mes les llegaba un camión cargado hasta con 22 urnas.

Las de madera sencilla, sin ser trabajadas, oscilan entre Bs 150 y Bs 170.

En su caso, un servicio a domicilio tiene un costo de Bs 140 mil, mientras que la funeraria está entre los Bs 200 y Bs 220, todo dependiendo de lo que pidan los deudos y el tipo de ataúd.

Hacen milagros

Omaira Salazar contó que su esposo falleció hace un mes, y el seguro funerario que tenía por la empresa donde laboraba sólo cubría un monto de Bs 28.500, y los gastos del sepelio fueron de Bs 167 mil.

“Tuvimos que recorrer para poder reunir el dinero, hablamos con la gerencia de la funeraria y nos dieron un plazo de una semana para cancelar. Pero definitivamente hasta para morirse hay que tener un saco de dinero”.

Francisco Álvarez precisó que tiene un año afiliado a un servicio funerario. Dijo que tomó la decisión cuando notó que todo iba en ascenso. “Yo pago mensual Bs 450 por el servicio que dura un año y cuando se cumpla lo renuevo, porque para sacar dinero de momento si pasa alguna eventualidad es difícil”.

El Tiempo