El Mirador, la promesa de redescubrir a Maracaibo en 360 grados

El Mirador, la promesa de redescubrir a Maracaibo en 360 grados

Mirador del Parque La Marina, Maracaibo. Foto: David Moreno

Mirador del Parque La Marina, Maracaibo. Foto: David Moreno

Donde convergen las avenidas El Milagro y Bella Vista se encuentra el único punto donde es posible ver la ciudad desde todos los ángulos. En el Mirador del Parque La Marina, a 60 metros de altura, es posible redescubrir la ciudad desde una perspectiva privilegiada. Sin embargo, esa posibilidad es ahora mismo una promesa que esperamos que en pocas semanas vuelva hacerse realidad.

Después de varios años clausurado, en noviembre de 2014, bajo la gestión del gobernador Francisco Arias Cárdenas, el Mirador volvió abrir sus puertas. Sin embargo, la emoción duró poco: un problema eléctrico, producto de una inundación de las tanquillas, obligó en noviembre del año pasado a volver a bajar la santamaría indefinidamente.

Reinaugurar este patrimonio regional es uno de los proyectos que la Gobernación del Zulia, a través de Zuliatur (empresa turística del estado Zulia), pretende impulsar en el corto plazo. Esto, más que una cortesía, es una responsabilidad con nuestra historia y con nuestro acervo arquitectónico.

El Parque La Marina y el Mirador fueron construidos en 1973, bajo la administración de Rafael Caldera, como un monumento conmemorativo a la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, al celebrarse sus 150 años.

Desde el tope del Mirador, a 15 pisos de altura, es posible ver Maracaibo con una mirada pausada sobre una ciudad incansable, que palpita con fuerza en medio del fragor del día y, aunque baja su pulso en medio de la calma nocturna, nunca se detiene. Está viva, y desde ahí arriba, a través de los grandes cristales que rodean las paredes de la torre, podemos verla palpitar.

Es posible que una ciudad se identifique y se perciba desde sus espacios más representativos. Maracaibo hoy se imagina a través del puente, la basílica, el Teatro Baralt, el Palacio de los Cóndores, la Calle Carabobo… Todos estos lugares son un reflejo de nosotros y de nuestra historia. El Mirador tiene el potencial para ser un espacio icónico, una fuente de identidad y un punto de encuentro que nos represente y nos reconozca, ante nosotros mismos y ante los demás. Porque esta infraestructura que hoy no vive sus mejores días no solo puede ser un atractivo ideal para los turistas, sino también para que los marabinos nos reconciliemos con nuestra propia ciudad y nos reapropiemos del espacio público, de donde el miedo y el abandono nos ha ido echando poco a poco.

Después de todo, el Mirador no solo es una obra estéticamente valiosa, sino también superior en altura a icónicos monumentos como el Cristo Redentor, en Brasil, la Estatua de la Libertad, en Nueva York o, incluso, a populares obras nacionales como el Monumento a la Virgen de la Paz.

Por ahora, el Mirador es la promesa de un espacio renovado que pertenezca a todos, que nos haga ver a la ciudad desde una nueva mirada, panorámica, distante y a la vez cercana.

Vista a la ciudad desde el Mirador del Parque La Marina

Vista a la ciudad desde el Mirador del Parque La Marina

 

Vista al lago de Maracaibo desde el mirador

Vista al lago de Maracaibo desde el mirador

infografia mirador

Estefanía Reyes

Infografía: Juan Camacaro

Fotografía: David Moreno

Noticia al Día

No olvides compartir en >>