Afirman que funcionarios del Cicpc y Sebin estarían involucrados en muerte de mineros en Tumeremo

Afirman que funcionarios del Cicpc y Sebin estarían involucrados en muerte de mineros en Tumeremo

Foto-Twitter_NACIMA20160307_0001_6El acompañante de una de las víctimas del ataque a mineros del municipo Siontes del estado Bolívar relató que el viernes en la mañana el líder de la banda del Topo junto a funcionarios del Cicpc y Sebin colocaron una alcabala a 100 metros de la mina Atenas, a una hora de la población de Tumeremo, donde sometieron a aproximadamente 600 mineros a quienes interrogaban y de acuerdo con sus respuestas los iban matando. En total, habrían asesinado a 23 personas después de varias horas de tenerlos retenidos.

Además, asegura, luego de esta matanza entraron a la mina y masacraron a otro grupo que estaba trabajando allí.

A los sobrevivientes los mantuvieron como rehenes hasta la noche y los amenazaron de muerte si denunciaban lo ocurrido. Entre las posibles víctimas está Ángel Ignacio Trejo Sosa, de 30 años de edad, estudiante de Derecho e hijo de Juan José Coello, director de Radio Bonche, quien explicó que el muchacho había instalado un molino junto con su hermano en la mina y ese día iba al sitio a supervisarlo.

«Supimos por un amigo que acompañaba a mi hijo que cuando llegaron a la alcabala el Topo junto a los funcionarios los bajaron de la moto en la que se trasladaban, y mi hijo se asustó. Intentó huir y un funcionario del Sebin le disparó.

El muchacho que lo acompañaba trató de ayudarlo, pero mi hijo no resistió y murió en los brazos de su amigo. Recibió múltiples disparos en el pecho y abdomen», aseguró.

El acompañante de Trejo le aseguró que los cadáveres fueron montados en un camión volteo y trasladados a una mina llamada Nuevo Callao, cerca del Esequibo, que es propiedad del Topo.

Entre los fallecidos habría unas seis personas con antecedentes penales, señaló Coello, «pero los demás son habitantes del pueblo, que son inocentes, incursionaban en esas minas y se asustaron tras la presencia del Topo, que además vestía uniforme del Cicpc».

Indicó que cuando fue a poner la denuncia en la policía científica le dijeron que debía esperar 48 horas y llevar un testigo. «La persona que tengo como testigo no quiere declarar porque a quienes presenciaron la masacre los amenazaron de muerte y les quitaron sus cédulas de identidad».

Ayer, el Ministerio Público comisionó a dos fiscales para investigar el caso.

El Nacional