A falta de medicinas en farmacias, busquémoslas en nuestra cocina

A falta de medicinas en farmacias, busquémoslas en nuestra cocina

El arte culinario está lleno de sabores y secretos medicinales. Al hablar de cocina, imaginamos el delicioso plato que nos gusta, el lugar para preparar alimentos, un sitio de tertulia, encuentro entre amigos, pero ¿sabías que desde allí podemos preparar remedios para curarnos y prevenir enfermedades?

Cuando cocinamos, agregamos un sinfín de ingredientes que le dan un rico sabor a nuestros platos, tales como hojas de laurel, albahaca, comino, sal, azúcar, orégano, cebolla y esos mismos ingredientes sirven en el arte culinario, medicinal y hasta para embellecernos.

El laurel, conocido como planta medicinal, no puede faltar en las sopas de pollo, es digestivo y al acercarnos y tomar su caldo caliente, inhalamos los aceites naturales del laurel y del pollo que desinflaman y lubrican nuestros pulmones, ya lo decía la abuela, ¡para la gripe, el resfriado y la resaca, una sopita de pollo bien caliente!

El laurel combinado con eucalipto de hoja larga, se cocinan, se hacen inhalaciones y sirven para desinflamar y curar las bronquitis, sinusitis y enfermedades pulmonares. Como enjuague bucal es antiséptico y desinflamatorio.

El azúcar mezclado con una crema de jabón sirve como exfoliante para la piel de todo el cuerpo en especial cara y brazos.

Albahaca para la tos, anti estrés, antioxidante, antibacterial.

Orégano, digestivo; anís estrellado, anti flatulento; comino en infusión, gases, diarrea, indigestión; cebolla para la anemia, reumatismo, asma.

Lo importante es conocer el uso medicinal de los ingredientes que usamos, ya que bien combinados podemos comer rico y curarnos al mismo tiempo.

Y como decía la famosa Guarachera de América Celia Cruz: traigo yerba santa, pa´la garganta, traigo Keisimón, pa´la hinchazón…

Dadis Castro/Pasante

Noticia al Día

 

 

 

No olvides compartir en >>