¡¡¡Pueblo, conoce a tus verdugos!!! (Luis Semprún Jurado)

¡¡¡Pueblo, conoce a tus verdugos!!! (Luis Semprún Jurado)

Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

«Cachicamo no sube árbol ni que le pongan horqueta»
Refrán Popular

“Aló, aló, camarada, ¿me escucha?” era la voz de Anacleto, al otro lado del contacto telefónico. “Me vine a Caracas para ver si podía asistir a la discusión que se daría sobre la reforma de la Ley de Medios y las de la Ley de Estafa inmobiliaria y la de Amnesia Criminal o Licencia para Matar, pero no me permitieron la entrada a la Gallera porque no llevaba puesto un saco. A estos vendedores de Ilusiones les ‘yede’ todo lo que huela a pueblo, a ese que dicen querer y defender. Mejor me hubiera quedado allá y estuviera tomando café con usted”. Hizo una pausa que me permitió decirle: “Qué vaina camarada, ¿piensa seguir intentándolo o qué? ¿Cuándo regresa?”. “Bueno, eso de volver a intentarlo seguro que va, porque el que persevera vence. Sin embargo, déjeme decirle que es cierto que andan asustados, a pesar del golpe en pleno desarrollo, como diría Walter, porque se notan desesperados por aprobar leyes que saben que nunca lograrán el ‘ejecútese’. Dígame una cosa, ¿ya quitaron la valla de la Ley de la Última Cola’ que puso tequeño cruo allá? Le repito, siguen pensando que ‘todos los días sale un pendejo a la calle y el primero que lo agarre es de él’, porque no se escucha nada de algún proyecto de ley en esa dirección. Siguen empeñados en protegerse de los delitos cometidos a como dé lugar, porque según se comenta, ya les pagaron para eso y en ver a cuantos incautos convencen con su estafa inmobiliaria. O sea, ¡me iría demasiado!”.

Muchos de mis artículos finalizaron con la frase “Pueblo, conoce a tus verdugos”, cuya autoría corresponde a mi hermano el Bachaco, porque con ella ha sido mi deseo alertarles de lo que veía venir. No me he equivocado, porque, como ya podemos ver en su diario accionar, sus promesas electorales sólo fueron “eslóganes de marketing electoral”, tal como lo afirmara el flamante diputado Berrizbeitia. Jamás han tenido la más leve intención de cumplir con lo que favorezca al pueblo. El bachaqueo y las colas, problemas que ellos mismos financiaron, impulsaron e incentivaron, para crear malestar y zozobra, y poder capitalizar el disgusto de la población, siguen siendo su principal herramienta politiquera y no liderarán ninguna iniciativa para acabarlas, porque eso demostraría que Nicolás siempre ha tenido la razón en lo de la “guerra económica”. Ah… pero el pueblo sigue reclamando su cumplimiento y eso los asusta.

A veces causan risa, y otras estupor, los argumentos que utilizan para justificar sus desatinos y su doble moral. Es por ello que debemos escuchar con mucha atención lo que dicen y les pondré algunos ejemplos para que entiendan lo que quiero decir. Para ello empezaré con el discurso de un diputado por el Estado Zulia que, en la discusión de la Ley de Amnesia Criminal o Licencia para Matar, dijo que Rosales era un “preso político” de éste nefasto régimen cuando él fue su acusador, lo llamó ladrón y por su culpa está siendo juzgado. Para conseguir su postulación al cargo que hoy ostenta, declaró que lo obligaron a hacerlo. ¡Qué cosas, ¿no?! Otro diputado, que salió electo como suplente por otro estado, representaba antes al Zulia y en ese entonces aseguró que las acusaciones en contra de su señora esposa, por casos de corrupción, eran una persecución política en su contra y prometió despojarse de su investidura si la encontraban culpable. La señora admitió los cargos y se declaró culpable, pero él nunca se despojó de su investidura; además cobraba por nómina, dinero del Estado, durante la gestión de Pablo Pérez, según vouchers presentados por el secretario de administración de la Gobernación del Zulia en rueda de prensa. Bueno, ese habló del “régimen chavista corrupto”. Y como él había otros diputados y politiqueros en esa lista de “beneficiados” por Pablo, que hoy se visten de “pulcros y honestos”.

Las amenazas de Henry Lisandro ya no causan asombro porque las repite a diario como cotorra entrenada. Que si el referendo, la enmienda, la incapacidad de Nicolás para gobernar, que si constitucionalmente, y pare de contar, son la retahíla diaria de un personaje que tiene que pagarle a su suegro, magnate de la construcción, el financiamiento de su campaña, con obras de gobierno como en el pasado. Ya se cree “candidato presidencial” y una revista glamorosa presenta a su pareja como la “futura primera dama”. Se dice que es una figura estelar en la conspiración, aunque nadie se atreve a presentar pruebas contundentes, porque conocen sus andanzas del pasado.

A todas éstas, el cejúo anda que echa chispas, porque alega que es competencia desleal y que además no es el momento de candidaturas. El no puede hablar de corrupción porque recordemos quién cobró el cheque de PDVSA, que la mamá del monstruo de Ramo Verde les entregó para armar el juguetico político para su hijo, del que por cierto, éste último tuvo que armar tienda aparte.

Y qué decir de la “excelente” estudiante, ejemplo para la juventud, Gaby, con más de veinte años en la universidad, que, además de guarimbera identificada, la vimos en fotos en las redes sociales cuando, junto a Freddy, le pagaba a los reclutados por Violencia Criminal por su participación en la “protestas pacíficas”. O del eterno candidato a la Alcaldía de Maracaibo, que decía que iba a llegar hasta el final, pero que de repente se retiraba y apoyaba a Evelyn. En Maracaibo se rumoraba que lo hacía después que le pegaban una “bola’e billetes po’el pecho”. Para su famosa “Ley de la Última Cola” no existe ni un papel de trabajo, pero su valla sigue en el sitio.

Puedo seguir y llenar cuartillas sobre el tema, pero debo de nuevo inquirir: ¿A qué llaman “reconciliación nacional” si amenazan a todo lo que huela a chavismo con “lo que les espera”? Según he podido concluir, de sus diarias afirmaciones, la inquisición española se quedaría pendeja. Hablan de “libertad de expresión” pero no dejan entrar a los medios alternativos a la AN; hablan de “crisis humanitaria” pero no aprobaron el Decreto de Emergencia Económica; hablan de respeto a la Constitución y las Leyes, pero anuncian un golpe parlamentario; hablan de JUSTICIA, pero intentan aprobar una Ley de Amnesia Criminal y desdeñan a los miembros del Comité de Víctimas de la Guarimba. ¿Quién en su sano juicio puede creerles?

Es hora de que enfrentes a tus verdugos, a esos que ya debes conocer bastante bien, y que les digas en su cara: “No habrá amnistía criminal, ni licencia para matar; no habrá Ley de Estafa Inmobiliaria; no habrá privatización de las empresas recuperadas por el Estado; no habrá reformas a la Ley del Trabajo para perjudicar a los trabajadores y beneficiar a los patronos; no habrá retroceso de las Misiones Sociales; no habrá, no habrá, etc. etc. Pero sobre todo, “no volverán a gobernar” porque aquí no queremos a un Macri en el poder y aquí manda el pueblo.

Nos escuchamos por:
El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m
Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com
Facebook: El Ojo de la Ciudad – Twitter: @luissemp

No olvides compartir en >>