¡No dejes de usar desodorante! Consejos para resolver la escasez

¡No dejes de usar desodorante! Consejos para resolver la escasez

¡No dejes de usar desodorante!

¡No dejes de usar desodorante!

Según el portal etimológico del desodorante, el nombre proviene de un término inglés ‘deodorant’, usando las siguientes raíces latinas (de) que indica privación o alejamiento (odorare) de olor. Asimismo este producto se creó con el fin de apartar los malos olores corporales que desde hace tiempo atrás, era un problema que la civilización ha intentado mejorar a lo largo del plazo.

Actualmente vemos en los autobuses como hay gente parada con las populares ‘cachapas’ en las axilas, sobre todo cuando debes arrimarte para atrás y eres tan pequeña que alcanzas verlas tan de cerca. También recuerdo cuando mi tío quería abrazarme con los brazos bien estrechos pero era desagradable saber que no tenía desodorante puesto, por lo que me hace pensar que este producto nunca puede faltar en la higiene personal que hoy en día como muchos otros, escasean.

El pórtico Elmodo.com nos explica que los antiguos egipcios recomendaban un baño aromático, donde al finalizar las mujeres se aplicaban en las axilas aceites perfumados hechos a base de limón y canela, además descubrieron que eliminar los vellos de su zona lograba disminuir los malos olores.

La primera marca producida fue en 1888 con el nombre Mum, lanzado al mercado específicamente para atajar la humedad de las axilas, pues si bien conocemos que este problema viene de la sudoración, este producto te resolvía el complejo a pesar de dejarte las axilas húmedas.

Evolución de desodorantes por elmodo.com

Evolución de desodorantes por elmodo.com

La fórmula era de un compuesto de zinc y su presentación venía en crema pero su popularidad convenció a los laboratorios de que existía un gran mercado para los antitranspirantes, por lo que a principios del siglo XX aparecen los primeros desodorantes con cloruro de aluminio que en la actualidad se hacen presente. Este elemento ayudó a conseguir el efecto de secante rápido y bueno; finalmente, ¿recuerdan los comerciales de desorantes en spray de Axe? Así tal cual era en los años 70 cuando los hombres comenzaron a tener popularidad conquistando a las mujeres y es que imagínense, el desorante en sus inicios era exclusivamente para las mujeres, ya era hora que ellos también lo utilizaran.

Debido a los altos costos de desodorantes, incluyendo que no se consiguen, los comerciantes de las pulgas en Maracaibo empezaron a fabricar desodorantes “parecidos” a los industriales; y es que la desesperación por la falta del producto contra las ‘cachapas’ es tan pero tan grande que el marabino que lo resuelve todo no se queda atrás; sin embargo, no son nada agradables pues supuestamente están hecho con detergentes, así aseguran los comentarios de mis compañeros.

Hay gente que utiliza bicarbonato, limón o vinagre para blanquear o eliminar el olor pero confieso que soy una persona con axilas sensibles, por lo que practicar esta solución no fue la más encantadora ya que el efecto era inverso.

Comencé a usar los desodorantes líquidos que al principio era difícil adaptarse puesto que ¿a quién le gustaría tener las axilas mojadas?. Utilice cualquier clase de desodorante pero confieso que desde que dejé los desodorantes de pasta, mis axilas comenzaron a blanquearse y perduraban más. Así que mi rutina cambió, por lo que utilizar los antitranspirantes líquidos cambio mi calidad de vida, pero ¿a qué se debe esto?

Hace tiempo mi padre, ingeniero químico por muchos años, me recomendó fabricar jabones naturales por lo que empecé una investigación para realizar dicho producto. Realicé mi experimento, los jabones de pasta blanca quedaban rancios y no entendía el por qué, así que me acerque más para conseguir las respuestas haciendo una y otra vez el proceso (un duro trabajo) donde por fin comprendí que cada aceite tiene sus propiedades que aportaría mayor duración y que finalmente, las esencias para que perduren deben estar acompañadas de aceites.

Estos desorantes líquidos son menos dañinos que los de spray o los de pasta, por lo que el resultado fue lo que esperaba. Así que además de esto, hoy les tengo unas recomendaciones para evitar las situaciones parecidas a las del bus y por supuesto, otros accidentes.

Primera recomendación:

Puedes utilizar la piedra de alumbre que tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes que combaten el mal olor, esta piedra es de origen volcánico pero ¡ojo! no te quema la axila pues se usa desde hace cientos de años.

Segunda recomendación:

Colócate una infusión de agua caliente con aceite de árbol de té en tus axilas o con otro aceite menos concentrado pero que tenga el mismo efecto antibacteriano, esto siempre debe estar diluido con un poco de agua porque son de olores fuertes. Además, esta solución también sirve de antibiótico, combate irritaciones e infecciones en la piel.

Tercera recomendación:

Emedemujer.com te ofrece algunas recetas para reemplazar estos productos, sin embargo, según mi experiencia, colocaré en el siguiente segmento las recetas que posiblemente resulten:

Receta número 1:

1/3 taza de almidón de maíz
1/3 taza de bicarbonato de sodio
10 gotas de aceite esencial de lavanda, eucalipto o árbol de té, todos antibacterianos
10 gotas de aceite esencial de menta o madera de sándalo, antimicóticos (para las mujeres, en el caso de los hombres, mejor que sean 20)
3 cucharadas de aceite de coco
2 cucharadas de aceite de vitamina E (opcional aunque permite que el desorante se conserve más)

Mezcla todos los ingredientes en un recipiente hasta formar una pasta espesa. Colócalo en un envase vacío de desodorante en barra o similar y aplícalo a diario. Ten cuidado porque mucha cantidad no será muy cómodo.

Receta número 2:

1 cucharada y media de cera de abeja
1 cucharada de aceite de coco
½ cucharada de manteca de cacao
15 gotas de aceite de romero
15 gotas de aceite de tomillo blanco
25 gotas de aceite de lavanda
3 gotas de aceite de ricino

Derrite a baño maría la cera de abeja, añade la manteca de cacao y en el momento en que las dos estén derretidas, incorpora los aceites, de a uno. Mezcla bien y coloca en un recipiente, deja enfriar. Lo usas luego del baño, de a pocas cantidades.

Cuarta recomendación:

Puedes reducir la transpiración con estos consejos:

-Utilizar tejidos de algodón, que permiten que la piel respire.

-Evitar consumir en exceso café, alcohol o sustancias picantes.

-Evitar situaciones extremas de nervios, preocupación y ansiedad, que provocan una transpiración excesiva en nuestro cuerpo.

-Utilizar calcetines y calzado con buena ventilación, y cambiarse, si fuese necesario, varias veces al día.

Y por último, añado un video de lo que NO se debe hacer:

Alejandra Fuenmayor / Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>