Madre buscó a su hijo durante quince días en Maracaibo y San Francisco y esta mañana lo encontró en una fosa común

Madre buscó a su hijo durante quince días en Maracaibo y San Francisco y esta mañana lo encontró en una fosa común

morgue

Las caminatas de Rosa Nuñez en busca de su hijo Jesús Alejandro Muñoz, de 25 años, culminaron esta mañana en la puerta principal de la morgue forense de Maracaibo. Desafortunadamente, en ese lugar le dieron razón del joven.

Lo habían llevado mal herido al Hospital General del Sur en una ambulancia del cuerpo de bomberos y allí murió. No tenía identificación alguna. Los funcionarios del CICPC que levantaron el cadáver le pudieron observar dos tatuajes que  tenía. Uno era un águila en el cuello y el otro el nombre de su hija Valentina en la región intercostal.

Por esas descripciones que le aportó esta mañana en la morgue a un funcionario del CICPC,  que precisamente estuvo de guardia el día que mataron a Muñoz,  la sufrida madre supo que se trataba de su hijo. Luego le mostró una foto y el Cicpc le corroboró que se trataba de la misma persona. Pero ya no estaba allí,  lo habían enterrado en una fosa común en el cementerio El Edén.

Muñoz, el 14 de febrero, día de la amistad, salió de la casa de una hermana, donde vivía, en el barrio Negro Primero. Desde entonces no supieron más de él y su madre comenzó a buscarlo en cuerpos policiales y hospitales de Maracaibo y San Francisco. A la morgue forense también acudió pero en ese momento nadie le pudo dar información.

Según los funcionarios que estuvieron a cargo de la autopsia, Jesús Alejandro Muñoz murió baleado. Unos cuatro disparos le hallaron en su cuerpo.

Nada se sabe porque lo asesinaron y su progenitora no ahondó en detalles al hablar de su muchacho.

Noticia al Día