El "amigo Gianni", un aliado para Conmebol y Concacaf en plena crisis

El «amigo Gianni», un aliado para Conmebol y Concacaf en plena crisis

Foto: AFP

Foto: AFP

El nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se presenta como un aliado para el fútbol latinoamericano, que por su parte le otorgó su confianza para superar la grave crisis provocada por los escándalos de corrupción conocidos en los últimos meses.

Infantino, que contaba con el apoyo público de las federaciones nacionales de Sudamérica y Centroamérica, es tan cercano a muchos dirigentes de la región que muchos se refieren a él como «Gianni» o «amigo Gianni».

Una sintonía que puede ser importante en esta nueva etapa, después de que importantes dirigentes latinoamericanos, incluidos expresidentes de la confederación sudamericana (Conmebol) y de la de América del Norte, Central y Caribe (Concacaf) fueran detenidos e imputados en los últimos meses en el caso bautizado como ‘FIFAGate’ y que investiga la justicia estadounidense.

«Por el conocimiento que tengo de la persona de Gianni, sé que tiene mucha capacidad de trabajo. La FIFA necesita mucha acción, necesita ejecutar muchos cambios. Gianni lo cumple», dijo dos días antes de la elección Wilmar Valdez, presidente de la Asociación Uruguaya y expresidente interino de la Conmebol.

Después del triunfo de Infantino, el propio Valdez respiró aliviado y consideró que la noticia era «importante» para Sudamérica y abría «una buena etapa».

«Gianni es suizo, pero también latino por su parte italiana. Tenemos una forma de ver el fútbol muy parecida», destacó.

El corazón del fútbol

¿Existía miedo entre los dirigentes de Conmebol a una derrota de su candidato? Oficialmente no, pero en los pasillos de su hotel de concentración en Zúrich circulaban todo tipo de rumores sobre maniobras de última hora para romper el apoyo unánime que se había prometido a finales de enero a Infantino, en vista a acercarse al jeque bahreiní Salman, que parecía por momentos favorito por el respaldo del eje Asia-África.

Los dirigentes de Conmebol desmintieron esos debates de última hora para pasar a apoyar a Salman y públicamente se mantuvieron alineados en todo momento con Infantino.

Tras una larga reunión el jueves, en la víspera de la elección presidencial, el nuevo presidente de Conmebol zanjó las especulaciones en una conferencia de prensa.

«Nunca dejamos de estar con Europa. Nuestra posición siempre fue seria, Gianni sabe eso y el resto de candidatos también», afirmó el paraguayo Alejandro Domínguez, que subrayó que no tenían miedo a perjuicios por un eventual triunfo de Salman.

Infantino ha viajado a la región en varias ocasiones y estuvo en el Congreso de Conmebol que eligió a Domínguez como presidente y al que sólo acudió otro candidato a dirigir la FIFA, el príncipe jordano Ali.

Allí ya hizo guiños al fútbol sudamericano, pero especialmente llamativos fueron los elogios que hizo en el Congreso de la FIFA del viernes, en el discurso previo a la elección presidencial.

«Es la pasión, el corazón del fútbol. El mundo debe darles las gracias por lo que hacen. Son diez países, la confederación de menor número, pero su fútbol es de los más grandes», les dijo en un perfecto español, idioma que habla sin problemas.

Reformas en Concacaf

Pero no sólo la noticia del triunfo de Infantino fue recibida con alivio y esperanza en Sudamérica.

La zona Concacaf no dio consigna de voto a sus federaciones, pero los siete países de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF), así como otras federaciones, apostaron públicamente por Infantino, que se reunión con el Comité Ejecutivo de la UNCAF en enero en Panamá.

También estuvo reunido con dirigentes de Concacaf en una reunión en Miami este mes y en el Congreso extraordinario que la confederación de América del Norte, Central y Caribe celebró el jueves en Zúrich.

«Ya me conocen. Ya nos hemos visto en el pasado. Represento la reforma y les felicito por sus propias reformas. Represento la democracia», les dijo en ese último Congreso de Concacaf.

Allí se aprobaron de forma unánime una serie de reformas para una mayor transparencia y mejor gobierno, igual que la propia FIFA hizo el viernes en su Congreso.

Sólo el tiempo dirá si FIFA, Conmebol y Concacaf han sentado las bases estos dias en Zúrich para resurgir de sus cenizas y superar su grave crisis.

AFP