Dos poemas de César David Rincón a 24 años de su partida

Dos poemas de César David Rincón a 24 años de su partida

SE CONMEMORA 24 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DEL POETA Y PROFESOR UNIVERSITARIO, CÉSAR DAVID RINCÓN

SE CONMEMORA 24 AÑOS DEL FALLECIMIENTO DEL POETA Y PROFESOR UNIVERSITARIO, CÉSAR DAVID RINCÓN

César David Rincón Fuenmayor nació en Maracaibo el 13 de junio de 1938 y murió en la misma ciudad el 24 de febrero de 1992. Licenciado en letras por equivalencia (LUZ, 1967), profesor universitario y escritor (poeta, ensayista, crítico y narrador). Desde su adolescencia demostró su inquietud cultural, al integrarse al Centro de Apreciación Musical del liceo Baralt y al grupo Tambor, hasta que fue miembro fundador del grupo Apocalipsis (1955-1958), irrupción surrealista en las letras del Zulia. Marchó a Europa, donde realizó estudios de literatura y filología en La Sorbonne de París y sobre el Movimiento Futurista Italiano bajo la dirección del profesor Lionello Venturi en la Universidad de Roma. A su regreso a Maracaibo, participó en el grupo literario 40 Grados a la Sombra (1962-1966), obtuvo su título de licenciado en letras por equivalencia (LUZ, 1967), iniciando una larga y brillante trayectoria en la Universidad del Zulia, donde no sólo fue un docente universitario y erudito, sino que logró ser director de la Escuela de Letras, director fundador del Taller de Expresión Literaria y del Centro de Estudios Literarios, director encargado del Centro de Investigaciones Humanísticas, representante del Consejo Universitario ante el CONDES, decano de la Facultad de Humanidades y Educación y director de Cultura en dos ocasiones. Fue miembro directivo de la Casa de la Cultura Andrés Eloy Blanco, del Centro de Bellas Artes de Maracaibo y del Centro Municipal Experimental de Cultura de Maracaibo, así como delegado permanente del INCIBA para el Zulia, diputado al Congreso Nacional y presidente de la Comisión Taurina de Maracaibo. Columnista de Panorama, director fundador del suplemento de Crítica y director de la revista Puerta de Agua (segunda época). Traductor del francés y del italiano, fue a su vez traducido al francés, inglés, italiano y húngaro. Obtuvo varios reconocimientos, entre ellos el segundo premio del Concurso Nacional Servando Garcés (1980). En noviembre de 1992, se publicó su Poesía Completa, en un número extraordinario de la revista Puerta de Agua, como un homenaje póstumo de la Secretaría de Cultura del estado Zulia. CORPOZULIA y la Casa de la Poesía del estado Zulia crearon la peña literaria César David Rincón. Fue uno de los intelectuales más completos que ha tenido el Zulia en los últimos cuarenta años quien en su poesía mantenía «la continuidad no sólo del tono, del temple, sino de la actitud anímica del poeta, su lenguaje metafórico, imaginístico, la celebración de la belleza fantaseada, la presencia de una mujer ideal, amante a veces invisible, típicamente surrealista, como fantasma incitante de la erótica», según la autorizada opinión del poeta Juan Liscano. En diciembre de 2012, el Ejecutivo regional y la organización Fe y Alegría pusieron en servicio un nuevo liceo con su nombre, situado en el barrio Antonio José de Sucre, sector El Níspero.
PUBLICACIONES: La región más transparente. Maracaibo: Universidad del Zulia, Facultad de Humanidades y Educación, 1968, p. 301-317. (Separata del Anuario de Filología. No. 6-7. Maracaibo: 1967-1968). La investigación científica, la Universidad y la soberanía. Maracaibo: Universidad del Zulia, Facultad de Humanidades y Educación, 1973-1974, p. 267. Columpio de la noche. Poemas. Maracaibo: Editorial Universitaria de la Universidad del Zulia, 1974. La poesía romántica europea. Mérida: Ediciones «La draga y el dragón», 1976. (Antología y prólogo por César David Rincón). (Colección «El pez infernal»). El viento sólo vino a viajar. Caracas: Monte Ávila Editores, 1982, p. 63. Utensilios del anhelo. Maracaibo: Ediciones del Banco Occidental de Descuento, 1982. Azar inconstante. Caracas: Monte Ávila Editores, 1991, p. 70. Poesía completa de César David Rincón. Maracaibo: Gobernación del estado Zulia, Secretaría de Cultura/ Consejo Nacional de la Cultura, 1992, p. 129. (Puerta de Agua. No. 4 Extraordinario. Maracaibo: Nov.-1982). La luna de las demoliciones. Maracaibo: Universidad del Zulia, Dirección de Cultura, 1993, p. 101. («Datos Biográficos César David Rincón» por Luis Guillermo Hernández y Jesús Ángel Parra).

Tomado del Facebook del poeta, Jesús Semprún

COLUMPIO DE LA NOCHE

De repente el sueño es bosque
Y levanta un viento de canela.

Flor blanca que sólo viniste a dormir.
Corola que sólo sabe de amor,
Déjame llenarte de campanas
Y así tu canto quedará en el aire
Tejiendo aroma de color de fuego.

Si alguien todo lo quema yo te amo.

Por no conocer a solas los abismos,
Has cruzado esos mares sin jamás;
Esos trenes con algo de lámpara en la noche
y esas horas perdidas en la luna del alma.

Pues vienes a dormir silenciosa,
Sobre hierba de agua con temblor.
No sé de qué pétalos está hecha tu claridad
Y si estás allí en mi sangre
Como una permanencia edificada para amar

No apartes tus caderas en forma de escudo.
No dejes que me pierda
Hazme bebidas para caer en tus tazas.

Llévame en tus sandalias.
Acerca tus cabellos partidos en dos
Tu cabellera de lino fino.

Vuélveme bebedor de la noche o explorador de la seda.
Reina de las hadas,
Columpio de la noche.

Diosa del trono de oro:
¡No me des paraíso

AL OTRO LADO DEL MUNDO
En el pasado las noches gravitan
Sobre tu corazón.
Ayer, mañana, son apenas tan lejanos
Que tocan claramente el origen.
París, y es primavera con tus besos,
Los trenes entre brumas,
El taxi y el hotel donde conocí tu cuerpo largamente,
Todavía danza el semáforo bajo la lluvia
Nos despedimos con una sed de encuentros que nos une.
No te olvides de esta piel para seguir naciendo, dijiste.
Vamos juntos en los meses que vuelven, dije.
Pero duermes al otro lado del mundo
Sin más fragancia que tus piernas largas y veloces.
Te siento latir en los abismos
Como si estuvieras allí con tu llama,
Con tus pequeños pechos y tu pelo oloroso.
Cierta música fluye ojival
Desde tu sexo sin freno,
Oscuridad centelleante más allá de tu vientre.
En horas de vino y remembranzas
Ya no parece cálido ese fuego
Y quizá ni ocupe instante alguno de tu vida
O quisieras ocultar por razones de pudor
Peripecias inconfesables, en parís, bajo el reloj del andén
Pon el oído como caracol de tierra
Al otro lado del mundo
Oye cómo el viento quema las campanas
Siente cómo recobra el náufrago su memoria
Y verás que no hay espacio para el olvido.
(De La Luna de las Demoliciones – 1993)

No olvides compartir en >>