De la izquierda trasnochada a la realidad del siglo XXI: Caminando más allá de la teoría (Francisco Reyes)

De la izquierda trasnochada a la realidad del siglo XXI: Caminando más allá de la teoría (Francisco Reyes)

Debido a la situación actual de Venezuela, el gobierno nacional ha llamado a todos los ámbitos de la sociedad a un gran debate y por supuesto en todas sus áreas. Dentro de este gran debate surgen siempre voces que frecuentemente viven dedicados solo a la opinión y en los últimos tiempos dedicados casi exclusivamente al ataque inclemente y visceral de compañeros y cuadros que toda su vida han militado en los caminos de la izquierda. El debate debe tener resultados, no solo opinar y criticar (como la izquierda que se quedó en una mesa para tomar café), no es lo mismo desde la teoría construir un mundo en el cual todo es posible y controlable, que ejercer y desarrollar políticas económicas y sociales que vallan dando lugar a la construcción de un modelo. En Venezuela mucho se habla de socialismo y se dice de una Venezuela socialista, y que estamos por regresar al capitalismo, me pregunto ¿cuál socialismo tenemos en Venezuela? Solo hemos redistribuido la renta petrolera y dignificado al pueblo olvidado, excluido, explotado históricamente, y solo hemos hecho ensayos de un modelo económico, los cuales han sido desviados en sus objetivos por aprovechadores de turno que solo la cabeza les dio para enriquecerse con el dinero del pueblo y no hacer la parte que les correspondía para la construcción de un sistema productivo que ayudara a superar nuestro rentismo histórico.

El comandante Chávez logró visualizar y entender todo el contexto venezolano y mundial, por eso sus esfuerzos en redistribuir las riquezas y crear formas para impulsar y desarrollar un modelo productivo que lograra transformar a Venezuela; pero nos descuidamos y nos dejamos robar en nuestra cara y un montón de funcionarios solo sacaron provecho personal de todo, mientras unos nos dedicamos a lo político, electoral, a la ayuda social, o a las distintas tareas de la revolución, otros se dedicaron a robar, y mientras esto sucedía nuestros grandes opinadores, teólogos y articulistas tampoco vieron que esto sucedía, supongo, por estar sumergidos en el mundo de los sueños. Mi respeto y admiración por esos camaradas que con sus reflexiones y análisis constantes siempre nos ayudan a tener claro el rumbo a seguir, pero me parece que seguir atacando y descalificando a muchos de nuestros cuadros que están en funciones de gobierno es una posición no revolucionaria, porque una cosa es la autocrítica y la crítica, y otra muy diferente la descalificación caprichosa, muchas veces por desconocimiento del tema o área sobre el cual están opinando, es lo que está sucediendo en estos momentos cuando enfrentamos una crisis muy compleja y debemos tomar medidas con urgencia en el área económica e inmediatamente comienza el bombardeo y descalificación como si se estuviesen traicionando los principios de la revolución bolivariana socialista. Cuando hablamos de la economía comienza un gran conflicto, ¿Cuál es el conflicto? El dilema es que toda teoría en el papel es perfecta, pero al momento de llevarla a la práctica nos encontramos con una variedad de factores, circunstancias y elementos, que nos obligan a modificar y ajustar los métodos, para lograr los objetivos estratégicos. En Venezuela en estos momentos no estamos para posiciones dogmáticas, por que urge enfrentar una situación compleja que pone en riesgo la vida del pueblo y la revolución y si eso no se entiende por parte de los amigos opinadores, de verdad no están viviendo en Venezuela, quien sabrá en que mundo estarán…

Hemos analizado y estudiado con muchos compañeros las propuestas hechas por nuestros ministros, las cuales casi todas tienen la sensatez y claridad del momento coyuntural, esto no significa traicionar principios, es corregir, es revisar, es reimpulsar los procesos productivos y económicos, como diría Lennin dar un paso atrás y dos adelante. Las propuestas de simplificación cambiaria, de disciplina fiscal, acuerdo nacional productivo, gobierno y empresarios, desarrollar la industria nacional para exportar bienes no tradicionales, esto como vía expedita para superar la crisis y a larga superar el rentismo petrolero, estas medidas son necesarias para la vida del país, el tema prioritario en este momento es salvar al pueblo y a la revolución, sin olvidar los objetivos máximos que es el socialismo, así que invitamos a todos nuestros compañeros y camaradas a dejar de lado posiciones personales y dogmáticas para que se sumen al gran esfuerzo nacional de sacar adelante al país, es momento de parar la crítica y sumarnos a la acción… ¡vamos todos por Venezuela, la revolución y el socialismo!

Prof. Francisco J. Reyes C.
0412-2193353
[email protected]

No olvides compartir en >>